APRENDIENDO A VIVIR

*¿Qué ha declarado en la vida de su esposa (o), hijos e incluso en su propia vida? lo que usted diga de ellos o de usted mismo, eso serán. Por eso es muy importante examinar con detenimiento nuestra forma de hablar.

 

Por Aniceto Alfredo Rodríguez Vilchis

Pastor de la Congregación Cristiana Leche y Miel

 TOLUCA, Estado de México, Enero de 2017.- Todos creemos y damos por sentado, que los pensamientos que expresamos por medio de palabras vienen de nuestro cerebro; pero la Biblia nos enseña que los pensamientos vienen del corazón.

El Señor Jesús también lo afirma y nos dice: “…porque de la abundancia del corazón habla la boca, el hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca cosas malas; más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio, porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”.  Mateo 12: 34-37.

Usted puede decir, pero las palabras ahí están, si pero no para decirlas con la intención que nosotros las seleccionamos, las expresamos y las aplicamos con el fin de ofender o agredir a los demás.

Nuestra forma de hablar refleja nuestras emociones, sentimientos, pensamientos y esto nos define como somos, debemos tener siempre presente que las palabras que expresamos comienzan siendo pensamientos. Por lo tanto para mejorar nuestra forma de hablar, primero debemos mejorar nuestra forma de pensar.

Todos guardamos muchas cosas que consideramos de valor, como son: joyas, facturas, dinero, escrituras, documentos y otras cosas más; la Biblia nos enseña que está bien que guardemos esas cosas pero nos dice: “sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de el mana la vida”. Proverbios 4:23.

Esto es que sobre todo lo que tenemos guardado que consideramos que es de valor debemos guardar nuestro corazón porque de el viene, nace, corre o fluye vida. Jesús dijo: “¿También vosotros sois aún sin entendimiento? ¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina? pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero comer con las manos sin lavar no contamina al hombre”. Mateo 15:16-20

En este pasaje el Señor Jesús nos hace dos preguntas; primero ¿que si aún somos sin entendimiento? y segundo ¿Que si no entendemos? después nos vuelve a decir que es del corazón donde salen los malos pensamientos. Todos en algún tiempo declaramos y expresamos nuestros pensamientos para ridiculizar, menospreciar, ofender, criticar, a nuestro cónyuge, a los hijos, vecinos, compañeros de trabajo, políticos, gobernantes, patrones y a todo mundo.

La aceptación y el prestigio, el  éxito o el fracaso de nuestras relaciones personales dependen mucho de nuestra forma de hablar. ¿Sabía usted que las palabras tienen un gran poder? “La muerte y la vida están en poder, de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos” Proverbios 18:21.

¿Que ha declarado sobre su vida, esposa e hijos? lo que usted diga de ellos, eso serán. Por eso es muy importante examinar con detenimiento la forma de hablar. Si usted solo ve defectos y los declara; eso seguirá viendo en los demás, pero ¿como podemos cambiar los pensamientos negativos para ver que los demás también tienen cosas positivas?, en la carta a los Filipenses 4:6-8 dice: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobre pasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

QUIEN MAS CRITICA, TIENE MAS COSAS NEGATIVAS

Creo que todos tenemos una o varias de estas características, pero el que más critica, tiene más cosas negativas que positivas. Pues por ver los defectos en los demás no tiene tiempo de auto examinarse y evaluarse para corregirse, pero si sigue la recomendación de este pasaje le será más fácil desechar los malos pensamientos que tiene de los demás. Debemos recordar que por nuestras palabras seremos juzgados o justificados, y que del tesoro del corazón sacamos cosas buenas o malas.

Una de las primeras recomendaciones es que usted se conteste sinceramente ¿Son negativas sus amistades? ¿Que ve y lee? ¿Toma como pasatiempo diversiones violentas o inmorales? ¿Cuando usted habla, se expresa con palabras obscenas? “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18 “Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad”. 2da de Timoteo 2:16

“El hombre malo, el hombre depravado, es el que anda en perversidad de boca; que guiña los ojos, que habla con los pies, que hace señas con los dedos. Perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo; siembra las discordias por tanto, su calamidad vendrá de repente; súbitamente será quebrantado y no habrá remedio” Proverbios 6:12-15

“Quítese de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia”. Efesios 4:31

Tal vez usted crea que no puede cambiar su forma o manera de hablar. pero ¿que cree?, le tengo buenas noticias, lea usted lo que dice la Biblia en Filipenses 2:13 “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Si usted a pensado o creído que solo puede hacerlo, no es verdad, pídale ayuda a Dios y el va a dar el querer como el poder para hacerlo.

QUE DE SU BOCA SOLA SALGAN BENDICIONES

Que su forma de hablar sea agradable delante de Dios y de toda la gente para que: “ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes”. Efesios 4:29  “La blanda respuesta quita la ira; más la palabra áspera hace subir el furor. La lengua de los sabios adornará la sabiduría; más la boca de los necios hablará sandeces”. Proverbios 15:1-2

Usted se puede preguntar ¿está mi forma de hablar de acuerdo a los principios bíblicos anteriores? si no, usted ya sabe que hacer y cómo hacerlo. Procuremos mejorar nuestra forma de hablar. Nos leemos en la próxima entrega. Escríbanos, sus comentarios nos interesan: congrelecheymiel@yahoo.com.mx

*Este Artículo se publicó en nuestra edición impresa en noviembre de 2013, pero como la palabra de Dios nunca pasará, por eso en esta edición la reproducimos para llevárselas a ustedes apreciables lectores. (La gráfica es cortesía de www.saludality.com)

Dejar una respuesta