El mito de la mala suerte inició en Europa donde los gatos negros comenzaron a ser asociados a la brujería.

En el Antiguo Egipto los gatos eran considerados animales sagrados ya que estaban relacionados con el culto a la diosa Bastet. Sin embargo, el mito de su mala suerte inició en Europa donde los gatos comenzaron a ser asociados a la brujería.

Por un lado, existía en la mitología Celta una leyenda que relataba la existencia de una criatura sobrenatural que robaba las almas de las personas antes de que los dioses pudieran reclamarlas; según el mito, dichos seres eran enormes gatos negros con una mancha blanca en el pecho.

Sumado a esto, durante la edad media los gatos de ese color eran considerados seres demoniacos y quemados en hogueras junto con aquellas mujeres acusadas de brujería.

Por si fuera poco, en esa misma época, el papa Gregorio IX declaró oficialmente el inicio de la caza de gatos por ser una representación de Lucifer, decreto se replicó en toda Europa.

Esta decisión, prepararía el escenario perfecto para la proliferación de roedores, mismos que propagarían la peste negra, epidemia que acabó con 40% de la población europea.

Aunque en la actualidad aún hay personas que mantienen estas creencias, sobre todo por la personalidad independiente de los gatos; también es cierto que, con la convivencia y el paso del tiempo más personas conocen la fortuna de tener uno de estos sensibles animalitos en casa.

Pero aún hay muchas cosas que debemos de aprender sobre los felinos para su cuidado y todo lo que hay alrededor de su comportamiento.

De acuerdo a una encuesta realizada por Royal Canin® para conocer más sobre los hábitos de tenencia responsable de los mexicanos, se identificó que el 42% de los gatos llegan a un hogar al ser rescatados de situación de calle- Por esta razón, la marca además de incentivar la adopción, ha lanzado la campaña de tenencia responsable “Take Your Cat To The Vet”, que busca que los dueños conozcan más sobre sus gatos y sus cuidados, aprendan cómo mantenerlos activos, así como acostumbrarlos a paseos o nuevas personas para que no se estresen.

Todo esto encaminado a generar un hábito de llevar a los gatos al veterinario periódicamente para poder detectar sus padecimientos a tiempo.

Así que, si aún no tienes la fortuna de tener un gatito, es momento de dejar las supersticiones para descubrir que lo único que no es un mito, es el inmenso amor y diversión que los dueños de gatos pueden obtener con sus curiosos compañeros. (Cortesía Royal Canin)

Dejar una respuesta