La firma surcoreana de tecnología Samsung presentó hoy un reporte en el que explica el motivo por las baterías de su teléfono insignia Note 7 tenían la posibilidad de sobrecalentarse y explotar. La falla fue causada por errores de diseño y producción en las baterías, determinación a la que llegó la firma después de que un panel de 700 expertos conformados por la unidad de revisión interna de Samsung así como de tres organizaciones indepentientes, dos de EEUU y una de Alemania.

Más de 200 mil teléfonos y 30 mil baterías fueron probadas por el grupo, los resultados fueron que una falla en el diseño de la esquina superior derecha en las baterías provocaba deformaciones en el electródo negativo, lo que a su vez causaba sobrecalentamiento y la posibilidad de una explosión.

La compañía sufrió pérdidas operativas por 5 mil 300 millones de dólares al tratar primero de sustituir los teléfonos defectuosos y después al tener que retirar el modelo del mercado cuando los reemplazos empezaron a sufrir defectos también. Además de las pérdidas la firma surcoreana enfrenta demandas de consumidores en distintos países por los daños materiales y físicos que algunas de las explosiones provocaron.

Al publicar este informe, Samsung espera recuperar la confianza de los consumidores de cara al lanzamiento de su modelo Galaxy S8, con el que la empresa promete reiterar su apuesta por la seguridad de sus dispositivos, así como mejorar sus procesos de producción y cultura de calidad. (Foto: cnet.com)

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta