El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; inicia su mandato con el 63 por ciento de aprobación y 71 por ciento de optimismo, contra un 21 por ciento en desaprobación y 18 por ciento de pesimismo.

SIC SAC

Elda Clemente Reyes

El 1° de diciembre, arrancó el sexenio de la Cuarta Transformación que pretende situar el régimen de Andrés Manuel López Obrador, al nivel de tres momentos históricos en México: La independencia de 1810, la Reforma de 1858 y la Revolución de 1910.

Lo que parecía imposible en la nación y para AMLO se convirtió en realidad al erigirse como el Presidente número 79 de acuerdo con el listado de México Desconocido, el primero de la izquierda mexicana, el tercero en pertenecer a un partido de oposición, durante los últimos 18 años, y con mayoría en el Congreso de la Unión, luego del desencanto y enojo de los mexicanos por los actos de corrupción y saqueo descarado que protagonizaron personajes cercanos al ex Presidente Enrique Peña Nieto, quien terminó su sexenio con el 60 por ciento en desaprobación, por encima de los tres últimos Presidentes de México: Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón.

AMLO inicia con el 63 por ciento de aprobación y 71 por ciento de optimismo, contra un 21 por ciento en desaprobación y 18 por ciento de pesimismo, cifras que revelan el grado de satisfacción entre los ciudadanos por el triunfo del tabasqueño. Sin embargo, no perdamos de vista que en política los comienzos cuentan, pero los finales son transcendentes y marcan de por vida el trabajo de los mandatarios.

En suma, según intelectuales nacionales, comienza un periodo calificado como “una oportunidad y un riesgo para la izquierda mexicana” dado el papel protagónico que les toca jugar.

En mi apreciación, los cien primeros días de gobierno se destilan complicados con una alta dosis de buen ánimo social, en los que se pondrán a prueba los cambios y la respuesta oportuna a la esperanza de la gente que el 1° de diciembre, celebró con bombo y platillo, la primera transición encabezada por un Presidente que rechaza abiertamente, la política neoliberal.

Uno de los principales retos será salvaguardar los equilibrios entre los poderes frente al mosaico de colores e ideologías en los que quedó fragmentado el Congreso de la Unión, los estados y municipios. De ahora en adelante, el Presidente cargará, aunque no son de su autoría, con todos los problemas sociales, políticos y económicos que heredó de la gestión Peñista, incluyendo la matanza de los 43 estudiantes de Ayotzinapa cuyos padres piden a gritos justicia y castigo para los culpables y, ni que decir, de la inseguridad en los estados del norte y centro de la República Mexicana.

Por primera vez, un politólogo de la izquierda ocupa la máxima magistratura de nuestro país, para quienes egresamos de esta carrera, nos queda claro, que AMLO no ignora la historia, los principios de la administración pública y, sobre todo, el fin último del servicio público.

Seguiré de cerca los pasos de esta nueva administración que, en lo personal, me parece materia dispuesta para el análisis objetivo y propositivo por los aciertos, claroscuros y matices que pudieran presentarse. Siempre estaré a favor de los programas que benefician a los pobres.

Hasta ahora, nadie duda de la honestidad de AMLO pero ya veremos el comportamiento y la actuación de los integrantes del gabinete, si seguirán la misma línea discursiva, mediática y ética del Presidente.

Ver tanta algarabía alrededor del nuevo Gobierno de la República, me hace desear lo mejor al Presidente y que la gente no se desencante, porque el pueblo de México no merece otra desilusión.

Si al Presidente le va bien, les va bien a los mexicanos. Enhorabuena

Los compromisos

Durante su toma de protesta en el recinto de San Lázaro, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, significó sus principales compromisos, entre los que destacan:

“Acabar con la corrupción y la impunidad”.

“Constituir una comisión de la verdad para castigar y atender el caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa”.

“Separación del poder económico y del poder político”.

“El gobierno no será un comité al servicio de una minoría”.

“Instaurar un verdadero estado de derecho. Al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie”.

“No aumentar la deuda pública”.

“Castigar como delito grave el fraude electoral”.

La eliminación del fuero a los altos servidores públicos incluido el Presidente y la revocación de mandato aprobados en la Cámara de Diputados, son dos instrumentos democráticos con distinto alcance, lo que tendrán que cuidar es la forma de aplicarlos para que no sean los partidos políticos o personajes con un interés particular, quienes los promuevan sino a través de una mayoría ciudadana.

Entre los países que ya cuentan con la revocación de mandato se ubican: Bolivia, Venezuela, Perú, Estados Unidos, Suiza, Cuba y Colombia.

Diputada María del Carmen Guadalupe Torres Arango.

Lupita Torres, propone iniciativa a favor de la mujer

En el marco del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la diputada local, Guadalupe Torres Arango, presentó una iniciativa que buscará homologar el trabajo de las distintas dependencias para que de manera coordinada se trabaje en la erradicación de la violencia familiar en todas sus manifestaciones, como pueden ser: Violencia física, psicológica, sexual, patrimonial y económica.

Lo anterior, se logrará mediante foros dirigidos a toda la familia donde se den a conocer temas para la identificación de violencia, y la difusión de los llamados violentómetros, con la coordinación de la Secretaría de Gobernación Estatal y el Instituto de la Mujer del Estado de Campeche (IMEC).

Correo: elda_clemente@hotmail.com 

Facebook: Elda Clemente Reyes

 

Dejar una respuesta