El próximo 6 de julio a las 12:00 horas Pamplona "va a ser el centro del mundo", dijo el alcalde Enrique Maya y ha llamado a "dar un ejemplo de que Pamplona responde ante una situación tan dura como es esta de no poder celebrar las fiestas".

*Las Peñas acuerdan no realizar actividades paralelas y aplauden la labor realizada durante la pandemia por los profesionales sanitarios, comerciantes de barrio y resto de trabajadores.

Las tradicionales fiestas en honor a San Fermín, Patrono de Pamplona, Navarra; que se realizan cada año del 6 al 14 de julio han sido suspendidas en este 2020, anunciaron la presidenta de Navarra, María Chivite, y el alcalde de Pamplona/Iruña, Enrique Maya.

La presidenta del Gobierno foral ha destacado que se trata de una decisión «compartida» por el Ejecutivo y el Consistorio, que es quien tiene la competencia sobre las fiestas. «El Gobierno no puede entrar en la prohibición de las fiestas porque son una competencia exclusivamente municipal, pero entendemos que nuestra responsabilidad debe ser acompañar a los ayuntamientos».

Expuso que su Gobierno acompaña al Ayuntamiento de Pamplona/Iruña para «reforzar su decisión desde la perspectiva sobre todo de salud pública y de la protección de las personas más vulnerables a las que tenemos que proteger haciendo un ejercicio de responsabilidad individual».

«Cualquier año las próximas fechas supondrían una explosión festiva que a todos nos gusta, pero este año peculiar por la COVID-19 tenemos que lograr que sean unos días lo más parecidos posibles a cualquier otro día del año».

El carácter internacional de las fiestas de San Fermín va a hacer que personas de todo el mundo se fijen en lo que pase en la capital navarra de 6 al 14 de julio, han apuntado, por lo que Pamplona/Iruña cuenta con una «oportunidad magnífica de contribuir al mensaje de prevención y conciencia social».

El alcalde Enrique Maya, expresó que el «no San Fermín» se va a poner de manifiesto a través de medidas como la no ampliación del horario del transporte público o de los establecimientos de hostelería, ha indicado el alcalde, quien ha anunciado que de manera preventiva se establecerá y controlará el aforo máximo en dos escenarios fundamentales de la fiesta, las plazas Consistorial y del Castillo.

Maya puso de manifiesto que «hay una cierta percepción social de que el coronavirus ya es pasado» y ha querido dejar claro que «no es así» y que la COVID-19 es «presente». Por lo tanto, ha agregado, «tenemos que trabajar desde esa óptica de que tenemos que hacer las cosas bien para que no vuelvan a producirse de una manera significativa esos rebrotes que ya han surgido en algunos lugares».

Este año «no hay fiesta de San Fermín y no debería haber actos paralelos, porque la razón de que no haya fiestas populares, que sabemos que son muy importantes para Pamplona y para todos los pueblos de Navarra», es «proteger la salud y la vida», reiteraron María Chivite, y Enrique Maya.

Las peñas están de acuerdo

Las peñas aplauden la labor realizada durante la pandemia por los profesionales sanitarios, comerciantes de barrio y resto de trabajadores, ya que, gracias a ello, «podremos festejar, con más ganas los Sanfermines de 2021, para los que ya nos estamos preparando», expresó la Federación de Peñas de Pamplona/Iruña.

Las Peñas no convocarán ningún acto durante las fechas de los sanfermines, ni participarán en ninguna actividad que pueda provocar aglomeraciones de personas o situaciones de riesgo sanitario.

«La situación vivida, además de excepcional, ha sido lo suficientemente dura como para tomar cualquier decisión con calma, serenidad y responsabilidad, sin prisas y sin ansiedades», remarcaron a través de un comunicado de prensa.

 

Dejar una respuesta